Aprobada en Madrid el 9 de abril de 1784. Se dicta ante las demoras en que incurren quienes son poseedores de vales reales a la hora de presentarlos para su renovación anual (según estaba previsto en las Reales Cédulas de creación de los mismos, correspondientes a los años 178, 1781 y 1782), de los trastornos que ocasionan estos retrasos en las oficinas públicas y de la realización de endosos una vez transcurridos los plazos de vencimiento de los vales. La sanción que se establece en caso de demora en la renovación es su extinción y pérdida de capital e intereses. También se previene contra la falsificación y manipulación de los vales; se dictan penas contra quienes los admitan y se regulan los endosos.

Alfonso García

Dedico mi tiempo libre a escribir artículos de opinión en El Correo Gallego y en Mundiario.com, y monografías sobre temas diversos. Actualmente corrijo y amplío mi último libro, “Algunos abuelos de la democracia (Iglesias, Zapatero, Rajoy, Sánchez, Rivera)”, con semblanzas de “otros abuelos” de políticos de hoy, como los de Aznar, Casado, Maíllo y Lastra, entre otros. También actualizo museofinanciero.com, un museo virtual de documentos antiguos relacionados con el sistema financiero español y el ferrocarril. Gracias por tu visita.
Alfonso García López (Madrid, 1942), jubilado como notario y escritor.